La sequía, las altas temperaturas y el HLB afectan a los naranjos mexicanos

La sequía fuerte y persistente en muchas áreas de cultivo de cítricos en México ha llevado a una merma en la producción total. Se espera que la cosecha de naranjas sea un 45% inferior a la del año pasado. Debido al bajo suministro de naranjas a la industria de procesamiento, se espera que las exportaciones de jugo de naranja concentrado a los Estados Unidos caigan a casi la mitad del nivel de exportación de la temporada 2018/19. La enfermedad Huanglongbing (HLB), o citrus greening, también es una amenaza para los citricultores mexicanos.

El color amarillo indica las áreas con sequía en México (25 de mayo de 2020)

Sequía y altas temperaturas
Se estima que la producción de naranjas en la temporada 2019/2020 será de 2,53 millones de toneladas. Esa cifra es un 45% más baja que las estimaciones anteriores y una de las más bajas desde principios de la década de 1990. La estimación se basa en información proporcionada por productores y representantes del sector.

La persistente sequía y las altas temperaturas han afectado a la producción de naranjas de manera más severa que a la de otros cítricos, ya que muchos naranjos son más viejos y requieren más energía para producir fruta. Además, muchos pequeños productores carecen de tecnología de riego y desarrollan malas prácticas de manejo de cultivos, lo que recrudece los problemas de crecimiento. Los productores a gran escala generalmente tienen sistemas de riego, aplican fertilizantes y llevan a cabo otras técnicas que mitigan las consecuencias de las altas temperaturas, como dejar las malezas alrededor de los árboles para mantener los niveles de humedad.

Las intensas temperaturas y la falta de lluvia durante la temporada de crecimiento dieron como resultado un deterioro generalizado en la calidad de las naranjas en la mayoría de las áreas de producción. En el estado de Veracruz, las altas temperaturas fueron más problemáticas en octubre y noviembre de 2019. La lluvia suele caer durante toda la temporada de crecimiento, pero esta vez se concentró en dos meses, lo que ha llevado a un período de crecimiento más corto. El último ciclo de floración, que marca el final de la cosecha, fue entre diciembre y marzo. Generalmente se pueden cosechar naranjas en Veracruz hasta junio.

Revitalización de los huertos de naranjos
Muchos productores ven el cambio en el patrón climático como la «nueva normalidad». Los productores están trabajando para revitalizar los huertos con sistemas de riego y nuevas plantaciones de árboles, pero entienden que los rendimientos como en años anteriores son difíciles de restaurar. Existe una gran necesidad de apoyo gubernamental para renovar las infraestructuras y revitalizar los huertos. También existe la preocupación de que, sin el apoyo de las autoridades, el citrus greening podría convertirse en un problema más grave en todo el país, reduciendo aún más la producción.

HLB
Los cítricos mexicanos se ven amenazados por la enfermedad del enverdecimiento de los cítricos o Huanglongbing (HLB). La enfermedad hace que los cítricos produzcan frutos deformados, parcialmente verdes. Aunque el sabor generalmente no se ve afectado, los cítricos no se pueden vender para consumo en fresco. El HLB se descubrió por primera vez en México en 2009, y desde entonces el Gobierno ha implementado un programa de monitoreo. Se detectó HLB en áreas de cultivo de cítricos en todo México, incluyendo los estados de Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí y Nuevo León. En 2019, la enfermedad se detectó también en Baja California.

Fuente: Freshplaza.

CONTACTO